Patient information header image: Clear Direction. From diagnosis to care.

El tratamiento, comienza por el diagnóstico

Detectar una enfermedad de forma precoz puede tener un gran impacto en el tratamiento. Un médico debe conocer la enfermedad específica de su paciente, así como hasta qué punto ha progresado la enfermedad, antes de poder desarrollar un plan de tratamiento.

Conociendo la importancia de un diagnóstico preciso, Bayer se ha comprometido con el campo de la radiología durante más de 100 años, proporcionando productos y herramientas que ayudan a mejorar las imágenes médicas y aumentar la confianza en el diagnóstico.
 

Una imagen con poder

A menudo se comienza con: un hormigueo, un dolor no específico, letargo o simplemente no sentirse "bien". El siguiente paso suele ser una visita a un médico para pedir consejo. Este puede ser el inicio de un largo viaje de análisis de sangre y seguimiento de los síntomas clínicos. En algunos casos, es posible que se requieran imágenes de diagnóstico para excluir la posibilidad de una enfermedad específica o identificar la causa de los síntomas. Esto podría significar ultrasonido, una radiografía, una tomografía computarizada (TC) o una exploración por resonancia magnética (RM). Se busca complementar los hallazgos iniciales con imágenes del interior del cuerpo. En muchos casos, una imagen detallada de una parte interna del cuerpo ayuda a determinar el mejor tratamiento.

La técnica de diagnóstico por imagen elegida dependerá de la parte del cuerpo que se esté examinando y del tiempo disponible; como, por ejemplo, casos de emergencia, la edad del paciente y/o ciertas características del paciente que podrían no permitir una exploración en particular. El radiólogo decidirá si usar o no un agente de contraste y si administrar a mano o con un inyector.

Una vez que se ha realizado una exploración de imágenes médicas, el radiólogo estudiará la imagen y proporcionará una evaluación formal y una recomendación al médico tratante, quien discutirá los resultados con el paciente durante un seguimiento o cita.
 

Comprensión de las técnicas de diagnóstico por imágenes

.

    Una tomografía computarizada combina una serie de imágenes de rayos X tomadas desde diferentes ángulos y proporciona información más detallada que una exploración bidimensional.

    Una tomografía computarizada es particularmente adecuada para examinar rápidamente a las personas en situaciones de emergencia debido al rápido tiempo de adquisición de imágenes. Esta se puede usar para visualizar casi todas las partes del cuerpo, para encontrar y caracterizar una enfermedad o lesión, así como para planificar un tratamiento médico, quirúrgico o de radiación.
     

    Su médico puede recomendar una tomografía computarizada para ayudar a:

    • Diagnosticar alteraciones musculares y óseas, como tumores óseos y fracturas.
    • Encontrar y localizar un tumor, una infección o un coágulo.
    • Guiar procedimientos como cirugía, biopsia y radioterapia.
    • Detectar enfermedades y monitorear la progresión en afecciones como cáncer, enfermedades cardíacas, nódulos pulmonares y masas hepáticas.
    • Monitorear el éxito de un tratamiento
    • Detectar lesiones y hemorragias internas
       

    Información sobre radiación

    Durante una tomografía computarizada, los pacientes están brevemente expuestos a radiaciones ionizantes. La cantidad de radiación es mayor que la de una radiografía simple porque una tomografía computarizada consta de múltiples radiografías desde diferentes ángulos, lo que proporciona información más detallada.

    Las innovaciones técnicas recientes han contribuido a reducir la dosis de radiación de las tomografías computarizadas. Sin embargo, el médico evaluará los beneficios y riesgos de esta según el historial médico del paciente.

    Así mismo, el radiólogo determinará si se necesita o está indicado agregar un agente de contraste durante un procedimiento de TC. Se necesita un agente de contraste para algunas tomografías computarizadas para ayudar a resaltar las áreas del cuerpo del paciente que se están examinando.
     

    Se puede administrar un agente de contraste:

    • Por la boca: si su esófago o estómago está siendo escaneado, es posible que deba tragar un medio de contraste líquido
    • Por inyección: se inyecta un agente de contraste a través de una vena para ayudar a que ciertos órganos o vasos sanguíneos se destaquen en las exploraciones.
    • Por enema: se puede insertar un agente de contraste en el recto para ayudar a visualizar tus intestinos.
       

    Manejo de la dosis de radiación

    El objetivo del radiólogo es determinar la dosis de radiación más baja posible mientras se logra una imagen de diagnóstico de la más alta calidad. Teniendo esto en cuenta que, tanto la dosis de contraste como la dosis de radiación deben ser manejados con cuidado.

    Reacciones a un medio de contraste en la TC

    En ciertos casos, su médico puede recomendarle que reciba un agente de contraste durante el procedimiento de tomografía computarizada. Aunque es raro, un agente de contraste puede causar problemas médicos o reacciones alérgicas. El radiólogo explicará el procedimiento de imagen, incluido el uso potencial de contraste, y se informará a los pacientes sobre su relación riesgo-beneficio individual. Informe a su médico si alguna vez ha tenido una reacción a un agente de contraste.

    La resonancia magnética es un tipo de imágenes médicas que se usa para examinar casi cualquier parte del cuerpo. La resonancia magnética se puede utilizar para ayudar a diagnosticar una variedad de afecciones médicas, desde unas contusiones cerebrales hasta procesos neoplásicos, o evaluar que tan bien está funcionando un tratamiento actual y planificar tratamientos futuros. Se usa comúnmente para diagnosticar enfermedades y lesiones en el cerebro, la columna vertebral, el abdomen, la pelvis y las articulaciones. También puede detectar oclusiones en los vasos sanguíneos, así como edema e inflamación. La resonancia magnética ayuda a los médicos a elegir la mejor terapia disponible y ver si está funcionando o si debe modificarse.

    La mayoría de las máquinas de resonancia magnética son imanes grandes con forma de rosco. Cuando se encuentra dentro de una máquina de resonancia magnética, el campo magnético realinea temporalmente los átomos de hidrógeno en su cuerpo. La radiofrecuencia hace que estos átomos alineados produzcan señales de muy pequeña magnitud, que se utilizan para crear imágenes de resonancia magnética de sección transversal.

    Cuando el paciente entra en el escáner, el imán alinea los átomos de hidrógeno en el cuerpo para que apunten en la dirección del campo magnético. Luego se emite un pulso muy corto de ondas de radio, lo que hace que los átomos cambien temporalmente de orientación. Después de que las ondas de radio se apagan, los átomos de hidrógeno se realinean, emitiendo pequeñas señales de radio que son captadas por la bobina (una antena receptora) que es colocada alrededor de la parte del cuerpo que se está estudiando. Todo esto es completamente indoloro y el paciente nunca se da cuenta de que está sucediendo.

    El técnico de resonancia magnética operará el escáner desde una habitación separada, utilizando un ordenador que se mantiene alejado del campo magnético creado por el escáner de resonancia magnética y podrá hablar con el paciente a través de un sistema de intercomunicación.

    Aunque no hay partes móviles, hay imanes dentro del escáner de resonancia magnética que se encienden y apagan rápidamente. Esto hace que vibre, y produce los golpes que se escuchan cuando está funcionando. Esto es perfectamente normal y forma parte del proceso de obtención de imágenes. El paciente recibirá tapones para los oídos o auriculares para controlar el ruido.

    Dependiendo de la parte del cuerpo que se esté escaneando, los pacientes entrarán primero en el escáner con la cabeza o los pies. El escaneo durará entre 15 y 90 minutos, según el tamaño del área escaneada y la cantidad de imágenes que se tomen. Una vez que finaliza el escaneo, un ordenador convierte los datos en imagen que analiza el radiólogo. Los resultados permiten al radiólogo determinar si es necesario agregar un agente de contraste durante un procedimiento de resonancia magnética.

    Un agente de contraste de resonancia magnética es un líquido incoloro que se utiliza para mejorar la calidad de la imagen. Hace que partes de la imagen se muestren más brillante y aumenta el nivel de detalle en el escaneo. Esto ayuda a los médicos a realizar un diagnóstico más rápido y confiable.

    Se inyectará una pequeña cantidad de un agente de contraste durante la exploración, ya sea a mano o con una bomba llamada "inyector. " En algunos casos, un paciente puede experimentar una sensación de frío en el brazo; esto es normal y desaparece en breve.

    Los inyectores ayudan a controlar cuándo, cuánto y a qué velocidad se administra un agente de contraste a través de la vena mientras se captura una imagen. Todos estos factores pueden afectar la calidad de la imagen resultante. Los dispositivos inteligentes y conectados, por ejemplo, los inyectores que pueden recopilar y distribuir información sobre las dosis de los medios de contraste, pueden ayudar a los radiólogos a mejorar los aspectos de calidad y atención.

    En ciertos casos, los médicos pueden recomendar que los pacientes reciban un agente de contraste durante el procedimiento de resonancia magnética. Al inyectar un agente de contraste de RM, existe la posibilidad de efectos adversos. Aunque es raro, el contraste puede causar problemas médicos o reacciones alérgicas. El radiólogo explicará el procedimiento de obtención de imágenes, incluido el uso potencial de un agente de contraste, y se informará a los pacientes sobre su relación riesgo-beneficio individual. Los pacientes deben informar a su médico si alguna vez ha tenido una reacción a un agente de contraste.

    ¿Preparado para Teddy? ¡Ya! Un viaje a través de la resonancia magnética

    Se utiliza un agente de contraste en TC y RM para mejorar la calidad de la imagen, revelar más información, identificar pequeñas lesiones o caracterizar y diferenciar ciertas estructuras tisulares. Un agente de contraste para TC se basa en yodo, mientras que un agente de contraste para RM usa moléculas de gadolinio.

    Los inyectores ayudan a controlar cuándo, cuánto y a qué velocidad se administra un agente de contraste a través del vaso mientras se captura una imagen. Todos estos factores pueden afectar la calidad de la imagen resultante. Dispositivo inteligente y conectados; por ejemplo, los inyectores que pueden recopilar y distribuir información sobre las dosis de los medios de contraste, pueden ayudar a los radiólogos a mejorar los aspectos de calidad y atención.

     

      Video title

      YYMMDD Author/Uploaded by
      < class="coh-heading description-video-title coh-instance-2589572109 coh-ce-cpt_video_player-b2b6571e"> Video title
      YYMMDD Author/Uploaded by

      Consejos para pacientes

      Cada cuerpo reacciona de manera diferente a los medicamentos. Por lo tanto, es imposible saber qué medicamento funciona mejor para usted. Consulte a su médico.

      Última actualización: Miércoles, abril 07, 2021